Prapinia linda

2007-02-22 / Joaquín Bernal / 100 palabras

Él girocambó el marcueto. No tenía ni una máspide que pudiera encorosonar sus pelicerios. Ella señaló al mampo, ambliada, treciculada con los mángilos estremporosos. Darcisiado, columbó las bampas, dejando traslundear cada párfilo de su flos, pero ella garbanteó micriniosa, pues no quería perpentizar lo que ya estaba asubalado. La prapinia estaba motén. Los galgarimazos chuterraban de ofilio en ofilio y él se preguntó qué lúmbicas necesitaría para encorotinar aquella társela. Pero no tuvo que grombear. Ella se destercionizó por sí misma mientras la noctátida negurgía.

Joaquín Bernal es manchego, programador y escritor de ficción. Empezó a programar con un ZX Spectrum y a escribir con Enrique Páez. Le gusta escribir, pero le gustaría más haber escrito. Puedes contactar con él por email.