Valentía retroactiva

2005-03-18 / Joaquín Bernal / 100 palabras

Esperaba en el umbral, sin decidirse a entrar, mientras su padre, con la escopeta de doble cañón colgada al hombro y el pie sobre el animal, le hacía señas para que se acercase. Sin estar muy seguro aún caminó, como si el terrazo del pasillo fuese un estanque helado. El niño, sintiendo la fiebre aún en la frente, posó su única mano sobre el hocico del mastín. Sintió pena por no haberlo hecho antes, cuando el perro aún vivía.

Joaquín Bernal es manchego, programador y escritor de ficción. Empezó a programar con un ZX Spectrum y a escribir con Enrique Páez. Le gusta escribir, pero le gustaría más haber escrito. Puedes contactar con él por email.